0 8 mins 11 meses

Qué fue el escándalo de worldcom

El escándalo de WorldCom fue un importante escándalo contable que salió a la luz en el verano de 2002 en WorldCom, la segunda empresa de telefonía de larga distancia de Estados Unidos en ese momento. Entre 1999 y 2002, los altos ejecutivos de WorldCom, dirigidos por su fundador y director general, Bernard Ebbers, orquestaron un plan para inflar los beneficios con el fin de mantener el precio de las acciones de WorldCom[1].

El fraude se descubrió en junio de 2002, cuando la unidad de auditoría interna de la empresa, dirigida por la vicepresidenta Cynthia Cooper, descubrió más de 3.800 millones de dólares de entradas fraudulentas en el balance. Finalmente, WorldCom se vio obligada a admitir que había sobrestimado sus activos en más de 11.000 millones de dólares. En aquel momento, fue el mayor fraude contable de la historia de Estados Unidos.

En diciembre de 2000, el analista financiero de WorldCom Kim Emigh recibió la orden de asignar la mano de obra para proyectos de capital en la división de sistemas de red de WorldCom como un gasto en lugar de contabilizarla como un proyecto de capital. Según la estimación de Emigh, la orden habría afectado al menos a 35 millones de dólares en gastos de capital. Creyendo que se le estaba pidiendo que cometiera un fraude fiscal, Emigh hizo llegar su preocupación a la cadena de mando, notificándolo a un asistente del director de operaciones de WorldCom, Ron Beaumont. En 24 horas se decidió no aplicar la directiva. Sin embargo, Emigh fue reprendido por sus superiores inmediatos y posteriormente fue despedido en marzo de 2001[2].

¿sigue funcionando worldcom?

El meteórico ascenso y caída de WorldCom ha estado íntimamente ligado a las empresas de inversión de Wall Street, en particular Salomon Smith Barney y su empresa matriz Citigroup. Esta cronología sigue los lazos ocultos que permitieron a los iniciados de Wall Street dar forma y beneficiarse del rápido crecimiento de la empresa, mientras dejaban a los inversores ordinarios con acciones sin valor cuando la burbuja estalló. [Nota del editor: En junio de 2005, el director general de WorldCom, Bernard Ebbers, se enfrenta a la sentencia por sus delitos. Fue declarado culpable de fraude de valores, conspiración y presentación de documentos falsos a los reguladores].

  Trabajar en alsa opinion

Con la disolución de AT&T, Bernard Ebbers y varios socios comerciales ven una oportunidad de oro para vender servicios de larga distancia baratos. El empresario pueblerino Murray Waldron esboza los detalles de lo que se convertirá en LDDS (Long Distance Discount Service) en una cafetería de Hattiesburg, Mississippi, y luego Ebbers y algunos compañeros de la iglesia obtienen un préstamo de 650.000 dólares de un banco local para comprar un conmutador informático para dirigir las llamadas de larga distancia. Como AT&T está obligada por un tribunal a alquilar sus líneas telefónicas a bajo precio a las nuevas empresas, LDDS puede ofrecer tarifas reducidas a las pequeñas empresas.

Lo que pasó con worldcom

En 2002 se produjo un número sin precedentes de escándalos empresariales: Enron, Tyco, Global Crossing. En muchos sentidos, WorldCom es un caso más de fracaso en el gobierno corporativo, abusos contables y avaricia. Pero ninguna de estas otras empresas contaba con directivos tan pintorescos y simpáticos como Bernie Ebbers. Canadiense de nacimiento, este ex entrenador de baloncesto y profesor de la escuela dominical, de 1,90 metros de altura, salió del colapso de WorldCom no sólo en bancarrota, sino con un patrimonio neto personal de nueve cifras negativas.2 Ni palacio en una comunidad cerrada, ni cuadra de caballos de carreras ni yate multimillonario para mostrar el gigante de las telecomunicaciones que creó. Sólo deudas y números rojos, resultados que algunos consideran inevitables dado su incansable entusiasmo y su talento empresarial. No hay duda de que hizo cosas bastante malas, pero no era como los villanos corporativos de su época: Andy Fastow de Enron, Dennis Koslowski de Tyco o Gary Winnick de Global Crossing.3

Fue en 1983, en una cafetería de Hattiesburg, Mississippi, cuando Ebbers ayudó a crear por primera vez el concepto empresarial que se convertiría en WorldCom. “¿Quién iba a pensar que una pequeña empresa del pequeño Mississippi rivalizaría algún día con AT&T?”, se preguntaba en un editorial del periódico Clarion-Ledger de Jackson, Mississippi.5 La caída de Bernie -y de la empresa- fue abrupta. En junio de 1999, con las acciones de WorldCom cotizando a 64 dólares, era multimillonario6 y WorldCom era la favorita de la Nueva Economía. A principios de mayo de 2002, Ebbers dimitió de su cargo de consejero delegado, declarando que estaba “convencido al mil por cien en mi corazón de que esto es algo temporal”.7 Dos meses más tarde, a pesar del optimismo inquebrantable de Bernie, WorldCom se declaró la mayor quiebra de la historia de Estados Unidos.8

  Ser azafata de vuelo

Antecedentes de la empresa worldcom

Bernard John Ebbers (27 de agosto de 1941 – 2 de febrero de 2020) fue un empresario canadiense, cofundador y consejero delegado de WorldCom y un estafador convicto. Bajo su dirección, WorldCom creció rápidamente, pero se hundió en 2002 en medio de revelaciones de irregularidades contables, convirtiéndose en ese momento en uno de los mayores escándalos contables de Estados Unidos. Ebbers culpó a sus subordinados, pero fue condenado por fraude y conspiración[2] En diciembre de 2019, Ebbers fue dado de alta en el Centro Médico Federal de Fort Worth debido al deterioro de su salud, tras haber cumplido 13 años de su condena de 25 años, y murió poco más de un mes después.

  Traductor a ingles bueno

Cuando Ebbers era joven, la familia vivía en California y vivieron durante un tiempo en un puesto de misión en una reserva india de la Nación Navajo en Nuevo México antes de volver a mudarse a Canadá cuando Ebbers era un adolescente[5].

Después del instituto, Ebbers asistió brevemente a la Universidad de Alberta y al Calvin College antes de matricularse en el Mississippi College con una beca de baloncesto. Entre una escuela y otra, trabajó como lechero y portero. Una lesión antes de su última temporada le impidió jugar su último año y, en su lugar, se le asignó la función de entrenador del equipo universitario junior[8]. En 1967, se licenció en educación física, con una especialización académica en educación secundaria, en el Mississippi College[9].