0 7 mins 2 años

Reclamar la bonificación por mantenimiento de empleo para el primer trimestre de 2021

Hay que tener en cuenta que las prestaciones por desempleo se consideran rendimientos del trabajo, por lo tanto, lo que se reciba del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) durante el ERTE, tendrá que tributar en la campaña de la Declaración de la Renta del año siguiente.

Además, si en 2020 has estado en un ERTE con reducción de jornada, una parte del salario lo paga el SEPE, y la otra parte la empresa, por lo que habrás tenido 2 pagadores en 2020. En un ERTE de suspensión de empleo sólo tendrás 1 pagador: EL SEPE.

La Agencia Tributaria establece que el contribuyente que tenga dos o más pagadores deberá presentar su Declaración de la Renta si sus rendimientos del trabajo superan los 14.000 euros, y el importe pagado por el segundo pagador (y sucesivos) supera los 1.500 euros.

Es difícil que un trabajador afectado por un ERTE supere los 22.000 euros anuales con un único pagador, ya que la gran mayoría habrá percibido el 70% de su base reguladora durante el paro forzoso, pero si el SEPE es un segundo pagador, es muy probable que el trabajador deje de estar exento de presentar su declaración de la Renta.

  Amancio ortega mas rico del mundo

¿cómo funciona el 20% de qbid? calculadora del qbid

Como consecuencia de las circunstancias económicas provocadas por la crisis sanitaria, un gran número de empresas están poniendo en marcha procedimientos de despido temporal por suspensión del trabajo o reducción de jornada, basados en causas de fuerza mayor o en motivos económicos, técnicos, organizativos o de producción. Además de las implicaciones laborales y de seguridad social de este tipo de procedimientos, puede haber importantes implicaciones fiscales que deben ser consideradas por los trabajadores y por las empresas.

Estas cantidades se incrementan en 1.200 euros en el caso de las prestaciones o subsidios por desempleo.          De acuerdo con lo anterior, puede ocurrir que, como consecuencia del procedimiento de despido temporal, determinados trabajadores lleguen a estar obligados a presentar declaraciones, bien (i) porque vayan a tener más de un pagador y sus ingresos salariales anuales puedan ser inferiores a 22.000 euros pero superiores a 14.000 euros, bien (ii) porque una parte de esos ingresos (la parte que pagará el SEPE o incluso la totalidad de la cantidad que pagará anualmente la empresa) sea inferior a la cifra que desencadena la obligación de retener.

Cómo pedir material de estudio icai por internet usando el teléfono móvil

A esta situación se suma, para este colectivo, el problema de haber recibido pagos del SEPE que en muchos casos eran improcedentes, es decir, la percepción de un pago indebido o de un pago distinto al que le correspondería.

  Precio del oro a largo plazo

En relación con lo anterior, no existe obligación de declarar, con carácter general, si un trabajador percibe unos ingresos por trabajo no superiores a 22.000 euros anuales y trabaja para una sola empresa. Por lo tanto, los trabajadores que no estaban afectados por un ERTE (y, por lo tanto, no recibían prestaciones por desempleo) cuyo salario bruto anual no superaba los 22.000 euros no están obligados a presentar la declaración de la renta de 2020.

Sin embargo, si un trabajador estuvo afectado por un ERTE el año pasado y recibió prestaciones por desempleo, habrá recibido salarios de dos o más pagadores. En ese caso, estará obligado a presentar la declaración de la renta si sus ingresos totales (sumando el salario y el “paro”) superan los 14.000 euros y si la suma de los ingresos del segundo y posteriores pagadores supera los 1.500 euros.

Recuerde que el SEPE no está obligado a retener cuando las cantidades pagadas durante el año no superan los 14.000 euros. No obstante, el trabajador puede solicitar en su momento que se le retenga o aplique un porcentaje de retención mayor, más acorde con la tributación real que debe pagar en función de los ingresos globales del año.

Ppp y pua han cerrado desde entonces.

La declaración de la renta de este año está marcada por el efecto de la pandemia. El ERTE, el Ingreso Mínimo Vital o el trabajo desde casa, se suman a los factores habituales. El 7 de abril comienza la campaña, en la que 20 millones de contribuyentes deben declarar a la Agencia Tributaria los ingresos correspondientes a 2020, en un periodo que viene determinado por la crisis sanitaria.

  Numero de supercell españa

Si se quiere hacer la declaración de la renta por internet, se puede hacer en la web de la Agencia Tributaria o a través de la aplicación móvil. En esta modalidad no es necesario pedir cita previa, pero sí se requiere un certificado electrónico, DNI electrónico, número de referencia o código PIN. De esta forma, se puede solicitar y confirmar el borrador de forma electrónica.

Documentos de trabajo: La información relativa a lo que se ha cobrado durante el año y las retenciones, que deben aportar las empresas de forma obligatoria. Así como la documentación relativa a despidos, indemnizaciones o acuerdos entre la empresa y el trabajador.

Para ingresar: Si el resultado es que debes ingresar en Hacienda, puedes hacer un único pago, o pagar en dos plazos. El primer pago se realizará al presentar la declaración de la renta con el 60% del importe correspondiente, y el segundo pago se realiza con el 40% restante.