0 7 mins 11 meses

Cómo el dinero puede cambiar a una persona positiva y negativamente

Sin embargo, la idea de que todos los estadounidenses tienen las mismas oportunidades de ascender en la vida es falsa. La movilidad social ha disminuido en las últimas décadas, los salarios medios se han estancado y la generación joven de hoy es la primera en la historia moderna que se espera que sea más pobre que sus padres. La lotería de la vida -el código postal donde se ha nacido- puede suponer hasta dos tercios de la riqueza que genera un individuo.

La creciente brecha entre los ricos y los pobres, los viejos y los jóvenes, ha sido ignorada en gran medida por los responsables políticos y los inversores hasta el reciente aumento de los votos antisistema, incluidos los del Brexit en el Reino Unido y los del presidente Trump en Estados Unidos. Esto es un error.

La desigualdad es mucho más que un efecto secundario del capitalismo de libre mercado. Es un síntoma de negligencia política, donde durante décadas, los atajos de crédito y estímulo monetario sustituyeron con demasiada facilidad a la reforma estructural, la inversión y la estrategia económica. El capitalismo ha tenido un éxito increíble en el aumento de la riqueza, pero ha fracasado en la redistribución de la misma. Hoy, sin un impulso para redistribuir la riqueza y las oportunidades, nuestro modelo de capitalismo y democracia puede enfrentarse a la autodestrucción.

La riqueza destruye la empatía

La desigualdad extrema está fuera de control. Cientos de millones de personas viven en la pobreza extrema, mientras que los que están en la cúspide reciben enormes recompensas. Hay más multimillonarios que nunca, y sus fortunas han crecido hasta niveles récord. Mientras tanto, los más pobres del mundo son aún más pobres.

  Ejemplo calculo impuesto donaciones andalucia

Estas políticas son las que más afectan a los pobres. Los costes humanos son devastadores, siendo las mujeres y las niñas las que más sufren. A pesar de su enorme contribución a nuestras sociedades a través del trabajo de cuidados no remunerado, están entre los que menos se benefician del sistema económico actual.

1. El llenado de los bolsillos de los multimillonarios del mundo. En la cúspide de la pirámide económica hay billones de dólares de riqueza en manos de un grupo muy pequeño de personas, predominantemente hombres, cuya fortuna y poder crecen exponencialmente. Los multimillonarios tienen ahora más riqueza que los 4.600 millones de personas que constituyen el 60% de la población del planeta. Mientras tanto, unos 735 millones de personas siguen viviendo en la pobreza extrema. Muchas otras están a sólo una factura de hospital o una cosecha fallida de caer en ella.

Efectos negativos de la riqueza

Mike Sosteric no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

  Compañias electricas mas baratas

En la poderosa agonía de su profunda adicción, sus “arreglos”, incluidos los bonos en efectivo, nunca fueron lo suficientemente grandes. Al igual que los “usuarios” de Wall Street, que se enfurecen por la adicción, hacía cualquier cosa, incluso perjudicar a otros, para acumular más dinero. Como típico adicto, no le importaba mientras pudiera tener más.

Los científicos están empezando a ver el vínculo adictivo entre la dopamina y el dinero, pero no tenemos que esperar a que se pongan al día. Sabemos que esto es un problema. Como sostengo en este vídeo, el dinero es la sustancia más adictiva del planeta:

La cocaína, la heroína y el crack te matarán si te pasas, pero el dinero no. El dinero no te hará daño, físicamente al menos. El adicto al dinero puede enloquecer de dinero en el parqué, en el Senado o, con el teléfono inteligente en la mano, en el cuarto de baño, sin arriesgarse nunca a una sobredosis mortal. Sería cómico si no fuera tan trágico, pero es muy trágico para el adicto, sus familias y la sociedad en general.

Paradoja de la riqueza

Paulo tenía un origen muy humilde. Gracias al trabajo duro y a la suerte, se convirtió en un ejecutivo fabulosamente rico. Por desgracia, su nueva riqueza le cambió, pero no para bien. El dinero pareció iluminar un tipo de comportamiento arrogante y abusivo que no había aflorado antes. Paulo empezó a creer que su riqueza le daba derecho a hacer lo que quisiera, lo que dio lugar a un comportamiento ético cuestionable.

  Es lo que hay salvados

En lugar de evaluar a las personas por sus cualidades, Paulo las clasificaba según su riqueza. Veía a los pobres como perdedores totales. Su ética, cada vez más deteriorada, le llevó a despreciar a los demás sin miramientos para aumentar su ya considerable fortuna. El creciente valor financiero de Paulo se correspondió con un descenso equivalente a las trampas sociales de la riqueza: Su falta de compasión y empatía contribuyó a su aislamiento social.

La búsqueda obsesiva de dinero de Paulo se convirtió en una adicción: Cuanto más dinero ganaba, mejor parecía sentirse sobre sí mismo.  Parecía que le proporcionaba “subidas” temporales a través de subidas de dopamina, la sustancia química del cerebro que la naturaleza nos recompensa cuando hacemos cosas que nos ayudan a sobrevivir.